EL ORDEN Y LA PAZ MENTAL

Jul 8, 2022 | casa, crecimiento personal, equilibrio, flylady, limpieza, orden

Hace unos días hablaba de como mi Ego, en un afán protector de mantenerme en mi zona de confort, me distraía de mi propósito de cambiar proporcionándome todo tipo de distracciones aparentemente importantes. Una de ellas es la de ordenar. 

Cuando estudiaba, durante la época de exámenes mi cuarto estaba más limpio y ordenado que nunca, me daba por reorganizar cajones, armarios, material de papelería… sabía que era una excusa para no ponerme delante del libro, pero en el fondo me decía a mi misma que al final no era algo tan malo, porque así estaba en un ambiente ordenado, organizado, sabía cuántos colores de subrayador tenía disponibles, o que no me iban a faltar folios. ¿Te pasaba o te pasa a ti también? 
Pues en esas estoy de nuevo. 
Efectivamente puede ser una forma que tenga el Ego de mantenerme alejada del momento de enfrentarme a preguntas incómodas, a replantearme situaciones en las que aparentemente estoy cómoda, o a tratar de saciar unas ganas de cambio en mi vida. Pero, qué quieres que te diga, me he dado cuenta que el orden me da paz mental y al fin y al cabo es lo que estoy buscando. 
Hace mil años, bueno, mil no, diez, descubrí el método Flylady y sucumbí a él totalmente. Con tres niños pequeños de 4, 3 y 0 años no me quedaba más remedio que buscar un sistema que mantuviera la casa a flote de una manera fácil, sin tener que dedicarle mucho tiempo y duradera. Y no solo logramos mantenerla limpia, y ordenada, es que jamás había estado más organizada la familia en general. 
Del método ya he hablado muchas veces por aquí, pero mi relación con él ha sido de idas y venidas. Lo hacemos al pie de la letra unos meses, lo mantenemos durante otro tiempo bastante prolongado pero poco a poco vamos relajándonos, abandonamos las buenas costumbres, y un buen día te das cuenta de que la cosa se ha desmadrado otra vez y no sabes por dónde empezar.
Así que, gracias Ego por recordarme que el orden me da paz, y que es lo que justamente necesito ahora mismo.
He vuelto al sistema Flylady. Estoy sola en casa durante unas semanas, con niños que vienen, van, que a veces vienen a comer, otras no, que traen amigos a dormir, o no vienen ellos, y he sido consciente desde el primer momento que mantener la casa organizada tenía que ser una de mis prioridades para poder dedicarme más en profundidad al reseteo (si no sabes de qué hablo puedes leerte el post anterior aquí).
¿Por dónde empezar? Por la cocina. Siempre por la cocina. Es algo que hasta que no experimentas, no eres completamente consciente del poder de una cocina recogida. Es como una especie de onda expansiva que se extiende al resto de la casa. 
Por no decir el gusto que da levantarse bien temprano por la mañana y entrar en una cocina que está impoluta, sin platos en el fregadero (ni siquiera secándose). O apagar la luz de la cocina antes de irse a la cama viéndola perfecta. De verdad, así el día empieza y termina de otra manera, la limpieza se hace mucho más rápido, y me puedo dedicar a mi proceso en cuerpo y alma. 
Poco a poco, pero en cuestión de horas, te irás dando cuenta de que el orden se extiende al resto de habitaciones ,al menos a las comunes y la propia (jajajaja). Ahora, los cuartos de los adolescentes de la casa, mejor hacerse la ciega y taparse la nariz, ahí no hay método que valga mas que el de la santa paciencia. O entrar con una excavadora.
Si te interesa saber más sobre Flylady voy a compartir en Instagram los básicos del sistema, así que si aún no me sigues, que lo dudo, ya sabes donde encontrarme. 
Seguimos avanzando. Un abrazo.

2 Comentarios

  1. Anónimo

    A mi me pasaba igual y en exámenes le dejaba a mi madre la casa impoluta jajajajaja…. Cosas del Ego. Yo te sigo desde el hace mucho y el plan flylady también lo hice gracias a ti. Ahora hay algunos típs que sigo eh? Pero creo que me apetece mucho y ahora me va a venir fenomenal acompañarte de nuevo!!! Gracias Esther

  2. Anónimo

    Esto le vendría bien a mi hija,se ha ido de vacaciones,y he ido a su casa a limpiarme,me puede esa casa.Mañana seguiré hasta donde llegue. No conocía este método pero el mío es siempre todo recogido y ordenado.Y a mí también me da pa:.Un beso Esther

Enviar un comentario